Páginas vistas en total

viernes, 3 de diciembre de 2010

Sumergirme sería la opción más drástica y eficaz. Pero no es la solución a los problemas, ni a los errores.
Hoy he decidido amarme de valor y ponerme en pie.
Mirar de frente y no correr ante la gente.
Saber elegir y renunciar.
Reír cuando toca reír y llorar lo que no hay que guardar.
Derramar la tristeza y alimentarme de la felicidad que desprende el resto del mundo.
Bajar la escaleras y no tropezar, y si tropiezo no dudar en levantarme, porque caerse es muy fácil, pero equivocarse aún más y no importa cuantas veces me equivoque si eso me enseña a ser más fuerte.
Porque es lo que ha conseguido que encuentre las palabras para ser más fuerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario